Querido compañero de batalla

Cuantos momentos buenos y malos hemos pasado año tras año persiguiendo la plaza.

trabajando de pueblo en pueblo y creando historias increíbles para cuando seamos mayores y poder contar a nuestros nietos.

Porque historias hay  miles… hostales que dan miedo, colegios con persianas de la guerra del 39 , malabarismos varios para captar la atención de nuestros alumnos jiji , que recuerdos.

Pero este año por primera vez nos enfrentados a algo insólito, de pronto, y literalmente de la noche a la mañana, se suspenden clases presenciales, y tenemos que replantearnos de forma rápida una nueva forma de trabajar, es decir muchas centros tuvieron que resolver en horas en días aquello que no supieron resolver durante los meses o años… y el problema es que no tenemos base en tics , antes de todo esto en los centros hubo planes de tics, pero no funciono, ¿y sabéis porque lo  digo….?

Porque a la mayoría de las docentes nos falta formación práctica y real en el campo tecnológico.

Os pongo un ejemplo, como explicarlo claro para que cualquiera que lea este articulo vea claro como es nuestro día a día, a veces.

Tenemos en el aula una maravillosa pizarra digital, (que se usa la mayoría de las veces como proyector, porque el puntero no funciona), o tenemos que ir al origen “de la fuente” para coger la señal y poder llevarla a nuestra clase.

Y todos hemos terminado el curso diciendo” necesitamos tener una buena base para poder trabajar los próximos cursos”.

Porque este año hemos dedicado mucho tiempo a buscar, investigar en como trabajar con los tics.   Pero yo no dejo de pensar en qué situaciones tienen nuestros alumnado en sus casas, si estarán bien, si tendrán los recursos necesarios, pero ya nos solo tecnológicos, si han sufrido alguna perdida o si su familia ha sufrido un ERTE  , si ya estando en el centro nos costaba muchas veces trabajar con ellos, durante la pandemia ¿dónde quedo la equidad de recursos y poder cubrir sus necesidades?, ojo , tanto tecnológicas como personales la calidad de la enseñanza y, en estas condiciones, no podemos garantizarla.

 

¿Y el próximo curso como será? Pues ojalá lo supiera y pudiera deciros que volvemos a la normalidad de verdad…no a esta “nueva normalidad” que se ha instaurado en nuestras vidas y nuestros alumnos puedan jugar juntos en el rincón de las cocinitas, en el patio o compartir el almuerzo que traen de casa.

Lo que, si sé, es que nuestra forma de enseñar tiene que evolucionar, cambiar. Seamos realistas la  legislación educativa actual nos dice que debemos desarrollar al máximo las   competencias de nuestros alumnos, que no sea solo darles conocimientos, sino de capacitarlos para para resolver situaciones reales. Pero seguimos trabajando con fichas, con cuadernos, con libros, sin TIC. ¿El motivo? Miedo, inexperiencia, comodidad, no lo se…hay tantas opciones. La educación a distancia/online adquirió una relevancia que quizás nunca había tenido, estamos viviendo un momento que formará parte de nuestra historia. Es una situación excepcional y hay que actuar acorde a ello ya no solo en nuestra clase, sino en nuestro día a día y en nuestras “progras” para las oposiciones, por eso desde Kadoora, ya durante este curso fuimos trabajando diferentes herramientas tics para trabajar en casa y en el cole y no quedarnos atrás con los nuevos tiempo. Pero los que nos conocen, por encima de eso y ante todo trabajar la educación emocional, los valores, porque ahí tendremos mucho donde trabajar el próximo curso.

 

Esta próxima convocatoria, que ojala sea pronto, se notara mucho quien trabajo este curso desde casa, porque toda esa experiencia la va a dejar recogida en su programación, no te quedes atrás, ya sabes por otros años, que las décimas y milésimas en las oposiciones son súper importantes, ¡ no dejes escapar tus sueños y tus ganas de volar!.

 

 

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *