¿Por qué aplicar GBL en clase?

Hoy queremos hablarte del GBL o Game Based Learning, que básicamente es el aprendizaje basado en juego. Es decir, en la utilización de juegos digitales en los que se producen aprendizajes significativos para lograr diferentes objetivos educativos.

 

A pesar de que a día de hoy el debate sobre su uso sigue servido, creemos que tiene más ventajas que inconvenientes. ¿estás de acuerdo con nosotros o crees que mejor dejarlo de lado? Escríbenos un comentario con tu punto de vista y así lo debatimos.

 

¿Por qué estamos a favor? Porque los alumnos y las alumnas se motivan, se puede fomentar el trabajo en equipo, se trabaja también la competencia digital y aprenden en función de su capacidad.

Las desventajas creemos que vienen dadas por la selección inadecuada de los materiales y juegos escogidos, así como de la forma en que se lleva a cabo. Es decir, es lo de siempre, si se hace bien, es una herramienta estupenda, pero si no, apaga y vámonos porque no va a servir de nada.

 

Pero no solo lo decimos nosotros, para nada. Muchos estudios han demostrado la importancia del juego en el aprendizaje o los buenos resultados que tiene el aprendizaje basado en el juego.

 

En los juegos, los alumnos se enfrentan a distintos tipos de retos que tienen que ir superando, obteniendo un feedback continuo de sus acciones que le permiten ir conociendo sus aciertos y sus errores y superar los problemas. Va realizando un aprendizaje continuo que parte de su motivación y el placer que le produce jugar.

 

Hay muchas clases de juego que puedes proponer en tus clases y este dependerá siempre de los objetivos que quieras conseguir y las tareas que quieras realizar. Puedes escoger juegos que fomenten habilidades concretas como la coordinación óculo-manual, espacial, otros que fomenten el trabajo en equipo, la resolución de problemas, la creatividad, la construcción o la recreación de historias.

 

Pero no se trata solo de quedarse con la idea de jugar a los juegos, sino de fomentar la creación de juegos por parte del alumnado y que estos juegos desarrollen y estimulen distintos aprendizajes. Estimular todo lo relacionado con la programación para que tus estudiantes puedan crear sus propios juegos.

Truquillo: Cada vez hay más plataformas a través de las cuales se pueden crear colectivamente múltiples juegos, nivel principiante hasta más complejos.

 

¿Por qué te decimos que lo importante es que ellos mismos creen sus propios juegos? Porque para crearlos, los alumnos y alumnas tendrán que poner en marcha múltiples competencias y desarrollar otras que le serán necesarias para conseguir su meta.

 

Planteando propuestas lúdicas a través del juego te convertirás en una potente dinamizadora. Manteniendo una actitud de escucha e implicación permanente a lo largo de todo el proceso, tu clase va a conseguir con éxito todas las metas planteadas. Notarás la diferencia y ellos aprenderán con una motivación evidente.

 

Seguro que recuerdas tu época de estudiante. ¿No eran distintas las clases cuando había algún juego por medio? El ambiente, las ganas de participar, la ilusión de hacer algo distinto a lo de siempre.

Y de hecho, no sé tú, pero en nuestro caso no era necesario ponerse a jugar. Ir al laboratorio en clase de naturales a hacer un experimento corto ya se cogía con muchas más ganas. Cuando algo motiva, la atención aumenta y el aprendizaje es inevitable.

 

Uno de los requisitos cuando propongas un juego a tus alumnos/as es que tengas muy claro y te asegures que son los más adecuados para conseguir el objetivo que quieres lograr. Piensa que según el tipo de juego, se potencian unas competencias, habilidades y destrezas u otras.

Como te hemos dicho al principio se debe hacer bien y es necesario hacer una buena investigación previa.

Hacerte algunas preguntas cómo:

¿Qué habilidades, conceptos o competencias quieres trabajar?

¿Cuál es el objetivo?

¿Cómo son tus alumnos? Piensa en cómo son tus alumnos para poder escoger aquellos juegos más adecuados a su forma de ser e interactuar.

¿Con qué recursos cuentas?

¿Cuánto tiempo puedes destinar al juego?

….

 

 

¡Pero que este trabajo previo no te eché para atrás!

Piensa que a través del juego tus estudiantes se sentirán muy motivados y desarrollaran también su concentración y atención.

¡Ah! Y no te olvides que hay que tener en cuenta las capacidades de todo el alumnado que participa para que todos sean capaces de superar los retos y las distintas fases de forma adecuada.

 

¿Qué puedes plantear con los juegos? Aquí van algunas ideas:

  • Puedes profundizar o repasar conceptos usando o creando un juego a través de las muchísimas plataformas online que existen hoy en día. ¿Recuerdas cuándo te hicieron estudiar los países de Asia y las capitales? ¡Ahora hay muchísimas webs para repasarlo a modo de juego!
  • A través de los juegos también se puede dinamizar el trabajo en equipo y su cohesión, así como la resolución de conflictos.
  • También es posible trabajar la cooperación intra e interequipos y la competición entre equipos. En el proceso de crecimiento personal también es importante saber gestionar estas situaciones.
  • Puedes aprovechar los intereses, gustos y aficiones de tus alumnos para convertirlos en una potente herramienta educativa. Por ejemplo, la pasión por los videojuegos. Aunque toda la clase no tenga la misma afición, ¿y si formas equipos en que los alumnos expertos ayudan a los que no dominan tanto?
  • La programación y la robótica está al orden del día y es una herramienta estupenda para crear juegos y estimular a tu clase.

 

 

El juego va a permitir que se realicen todo tipo de aprendizajes significativos, lúdicos y recreativos que están inmersos en el currículum escolar: lenguaje oral y escrito, el pensamiento matemático, la creatividad, el ritmo, la actividad física, el descubrimiento del entorno… ¡quién no usa el juego en su favor es porque no quiere!

 

FormArte, el arte de formar

 

 

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *