No te detengas

Olee…

Este año si puede decir ¡bendito fin de verano!

¡Voy a hacer mis maletas a cargar el coche que me voy a un pueblecito que ya me adjudicaron!. No hay palabras para explicar la gran satisfacción, ilusión, alegría que me da saber que tienes un nuevo destino.

Llega el momento de hacer la maleta y ya de paso aprovecho y tiro cosas que hace años que ni uso y ni me acordaba que tenía.

Todavía no se para que guarde las cajas de bombones,  ni los palitos de madera de los helados y miles de retales de papel de regalo….

 

Ya que estaba en modo limpieza, mire fijamente a ese montón de papeles, ese todos tenemos y que da miedo tocar porque hay un poco de todo.

Y me dije es tu momento de hoy no pasas…jiji

Conclusión dos bolsas para el contenedor de reciclaje, salve una docena de papeles y entre ellos encontré un poema de Walt Whitman que hacia un par de años me había dado una compañera, una amiga y una guerrera que no estaba pasando por un buen momento, pero a pesar de todo tenía una sonrisa en la cara.

 

El poema se titula  “No te detengas”  y nos viene a decir, que somos únicos.

 

Cada uno tenemos nuestra vivencias, historias, pero pase lo que pase, no te detengas, lucha por lo que quieres, lo que necesitas

 

Se que este año había una gran esperanza en “las super vacantes de este curso” y al final quedo en nada, pero no te desanimes, sigue luchando.

 

A los compis que les aplazaron las oposiciones para el 2021 o los maestros para el 2022 no dejéis de luchar, de perseguir sueños.

 

Con todo mi corazón y desde el equipo de maestros de Kadoora, este poema dedicado para vosotros.

No te detengas – Walt Whitman

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.

No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.

Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.

Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores:
el silencio.

La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.

Huye.

«Emito mis alaridos por los techos de este mundo»,
dice el poeta.

Valora la belleza de las cosas simples.

Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.

Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.

Vívela intensamente,
sin mediocridad.

Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.

Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros «poetas muertos».

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *