¡Me adjudicaron!

¡Qué emoción ¡ que nervios, que alegría, que alboroto.

¡Adjudicación de  vacanteeeesssssss!

¡Es un día de nervios!

Está claro, que aunque sepas que no te tocará vacante, estas nervioso, esto es “gusanillo de la Lotería de navidad”  porque además, sabes que algún año te tocara …

También hay quien desoja una margarita “tengo vacante, no tengo vacante” y luego estan algunas de mis compañeras que sí o sí tiene vacante.

Ellas ya saben lo que es arreglar la maleta en cuestión de horas y arrancar con el coche lleno de gasolina (nunca sabes cuando te puedes quedar tirada).

A mí me hace mucha ilusión, cuando mis alumnas de la Academia Kadoora, me mandan un wasap o me llaman emocionadas que al fin consiguieron una vacante…

¡¡Al fin llego su momento!!

Y me encanta esa sensación, esa mezcla de nervios, alegría, asombro a veces…

Y claro la pregunta típica:

¿qué hago, lo acepto, no?

Es que no me veo segura, no sé si sabre dar clase en ese cole, y tan lejos de mi casa, y claro tendré que llevarme al perro y ahora que mi madre empecé de médicos no se si es el mejor momento…

Y muchas veces no puedes ni meter baza cuando están hablando y ya después de desahogarse preguntas…

¿Pero dónde te vas, que parece que te mandaron al extranjero de forma indefinidaaaa?

Te dicen al ultimo pueblo de la comunidad a 245km. Y ellas siguen pensando en voz alta, haciendo preguntas y contestándose ellas solas…

 

Entonces les hago siempre la misma pregunta y les digo te la volveré hacer el ultimo día de cole a ver si cambia ¿eres feliz? ¿estás contenta?  A este pregunta hay respuestas para todo…”estoy loca irme tan lejos” “ tengo miedo” “ espero saber hacerlo bien ” …

 

Este año, me llamó una de mis alumnas online, muy nerviosa porque al fin la adjudicaron, llevaba muchos años peleando por esto…

Pero ahora todo cambió, tiene un niño pequeño, sus padres trabajan y se tiene que plantear que vaya a la guardería y con el panorama que tenemos no le apetece mucho.

La adjudicaron a 120km de su casa y eso tampoco ayuda mucho, lloró al pensar que no podría acostarlo todas las noches, es la primera vez que se separa el desde que nació.

Es una decisión difícil saber si irte o quedarte, si llevarte tu casa, tu hogar o simplemente una maleta y tu coche viejo.

Se encuentran muchas aventuras en tu coche de interina-itinerante, vas loca todos los días, te cruzas siempre con el mismo perro y te acuerdas de su dueño, la  vecina el pañuelo en la cabeza está sentada siempre en la esquina de su casa cosiendo, el panadero va pitando por las calles,  ves cómo se le caen las hojas a los árboles, pero también como florecen en primavera y conoces lugares recónditos y con un encanto especial, que en cuanto puedes te llevas a la familia a que conozca aquel lugar tan maravilloso.

Pd: Que decirte querida alumna, que te quiero.

No te puedo decir que hacer, tu ya sabes la respuesta, busca tu felicidad, busca tu hueco en el mundo, pero piensa realmente donde reside la felicidad.

Sé que te acabaras llevando a tu madre, tu hijo, tu perro y la secadora (que por aquí seca muy mal) o no.

Pero mucho ánimo, y decidas lo que decidas yo estaré aquí para apoyarte.

 

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *