Los compañeros/as de oposiciones tóxicos.

Seguro que conoces a alguna persona que podrías calificar como persona tóxica. Sí, esas personas que cada vez que te las encuentras solo transmiten negatividad y te quitan la energía. Que cuando te despides de ellas estás más apagada, más desanimada y se han llevado parte de tu alegría.

 

¿Te has encontrado o conoces a alguien así?

Por desgracia, la gente tóxica es más común de lo que nos gustaría. Puedes encontrártela en cualquier lugar y contexto y, encima, esta toxicidad es como un virus; se contagia.

Es importante que te apartes de este tipo de personas; cierto que no siempre es fácil alejarse, pero es imprescindible para tu salud mental y personal que, como mínimo, puedas ponerte un chaleco antibalas y distancia.

 

Tener compañeros de oposiciones tóxicas puede hacer que tu preparación se resienta, estudiar se te hará más cuesta arriba, lo verás todo más negro y puede cambiar hasta tu forma de ser. Lo único que van a hacer va a ser restar, en lugar de sumar. Y con lo largo y arduo que puede llegar a ser el camino, no te interesa PARA NADA que alguien te lo complique aún más.

Vas a tener momentos de bajón  y desmotivación ya de por sí, no permitas que sea otro el que los cause.

 

Por suerte para todos, sobrevivir a este tipo de compañeros es posible. ¿Te contamos cómo? Sigue leyendo.

 

Lo primero que hay que hacer es identificarlos. Seguro que más o menos ya sabes por dónde van los tiros y los tienes calados, pero hay algunos que pasan más desapercibidos y que ponen la semilla y esta va creciendo casi sin que te des cuenta.

 

¿Cómo identificar a una persona tóxica? Primero de todo tenemos que decirte que los hay de muchos tipos. Algunas características o hábitos de estas personas pueden ser:

  • Envidiosos: Menosprecian el esfuerzo de otros diciendo que alguien ha conseguido plaza por enchufe, que regalan plazas, que tal persona lo tiene más fácil, etc.
  • Chismosos: Les encanta compararse contigo para saber que llevan más temas que tú preparados y que lo llevan mejor. Además van a aprovechar cualquier oportunidad para contarte que uno se se esfuerza lo suficiente, que otro no sabe hablar en público, etc. No deja pollo con cabeza.
  • Negativos: Todo es negro para ellos. No voy a sacar plaza, esto es muy difícil, no sé, no puedo, blablabla.

 

  • Quejicas: Se queja de todo: de la dificultad de las opos, del tribunal que no está suficientemente preparado, de la academia que no da suficiente información, de los compañeros que no le prestan ayuda, y así hasta el infinito. Encuentran pegas en cada esquina.

 

La solución más evidente ante un compañero tóxico es huir como si no hubiera mañana. Alejarse de dicha persona quizás, por las circunstancias, es una salida demasiado radical y tienes que relacionarte con ella, no obstante, debes desarrollar herramientas protectoras.

 

Antes que nada, debes grabarte a fuego que hay comportamientos que no son tolerables y más, cuando te afectan directamente de forma negativa. Hay que poner freno a la situación. Tienes que hacerte respetar.

La clave es ponerle grandes dosis de inteligencia emocional y cultivar tu capacidad para manejar tus emociones y mantener la calma. No entres al trapo. Si esa persona critica a tus compañeros, habla de favoritismos, de injusticias, se queja por todo o siempre ve el vaso vacío, gira la tortilla cambiando de tema, buscando la parte positiva.

 

Independientemente de esto, intenta mantenerte impasible ante sus declaraciones, no entrar en el bucle de comentarios que haga y mantener tu positivismo y tus creencias por encima de todo

Ya te hemos contado que la toxicidad es como un virus, por lo que no dejes que te contagie su actitud y respondas con un comportamiento tóxico. Si lo haces, has perdido la batalla.

 

Por otro lado, mantener una distancia emocional requiere conciencia. No siempre puedes impedir que alguien pulse tus botones sensibles. Cuando esto suceda tendrás que superar tus miedos y tus complejos y seguir adelante. En cierto modo, es mejor ignorar lo sucedido, puesto que de ese modo será más sencillo controlar tus emociones.

 

Sin embargo, hay otra opción: defender tus límites.

Ante una persona tóxica, no valen razonamientos ni explicaciones. Deja las cosas claras, con asertividad pero de forma firme. Deja clara tu decisión de no entrar en su espiral. Opta por no hablar de las oposiciones con esta persona y centrar las conversaciones en otros temas. Si es necesario y es alguien a quién tienes aprecio, coméntaselo.

 

Evidentemente que todos podemos tener algún momento en que actuamos de forma tóxica, el problema viene cuando esto pasa a ser algo constante y permanente.

Por último queremos comentarte que quizás esa persona está pasando por un mal momento o que las propias oposiciones se la están comiendo con patatas y su reacción es comportarse de forma tóxica. Intenta no ser muy dura si crees que es algo puntual, tratarla con mimo y cariño y echarle una mano, dentro de tus posibilidades.

 

 

Rodéate de personas que te aporten y que te ayuden a crecer. Que te regalen momentos de alegría, con las que te eches unas buenas risas y con las que recorrer este camino, sea un placer. Comparte tus miedos y tus momentos de bajón, claro que sí! pero que eso os sirva para daros más ánimo y fuerza y para superar los baches.

 

La vida cambia cuando tienes personas a tu alrededor que te hacen brillar. Y los compañeros de opos que hagas hoy, pueden ser amigos para toda la vida.

 

FormArte, el arte de formar.

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *