La Importancia de la originalidad y la innovación en las oposiciones

Después de las pruebas de oposiciones y de ver sus resultados, llega el momento de hacer las reflexiones pertinentes; ver qué funciona y que no, en dónde se podía mejorar y en dónde no…

Comentando casos, nos hemos percatado de un aspecto al que generalmente no se le da suficiente importancia y que pasa bastante desapercibido cuando, a la hora de la verdad, llega a tener un peso decisivo en el resultado final.

No todo es estudiar en las oposiciones

Bueno… no saquemos las cosas de contexto. Está claro que si no estudias unas oposiciones, la probabilidad de que apruebes será prácticamente nula. Está claro que estudiar tiene gran importancia. Sin embargo, hay otros factores que también cuentan, pero a veces no les damos la importancia que se merecen.

Uno de ellos es el factor suerte, en el que no nos detendremos porque como bien sabemos la suerte es aleatoria y as algo totalmente incontrolable, que a veces está de tu lado y a veces no

Y el otro factor hace referencia a la innovación y originalidad. Con esto nos referimos a qué, a veces, aunque tu temario esté bien, si lo enfocas igual que otras 10 personas más, puede que los resultados no sean los esperados ni los merecidos.

De hecho, seguramente todos conozcamos ejemplos como ese, trabajos bien hechos, buenos, bien estructurados… pero que eran iguales unos entre otros. Tratar del mismo tema entre opositores, hacer una programación muy parecida… Y aunque esto no sea justo, nos guste o no esta es la realidad que vivimos en el mundo de las oposiciones de la educación.

Más que nunca tenemos que buscar esa innovación y originalidad a la hora de escoger y preparar nuestros trabajos

Y creernos, no es tan difícil, pero tal y cómo decíamos en un post anterior, la innovación y originalidad es como otros aspectos; hay que entrenarlas. Hoy en día existen miles de aspectos o ideas interesantes a tratar en base a la educación. De hecho, el abanico puede llegar a ser tan amplio que lo difícil llega a ser decidirse entre una temática o idea.

Se trata de buscar una idea atractiva, original y relevante, que llame la atención del tribunal y quieran seguir escuchándote, querer saber más de tu trabajo.

También tienes que tener algo presente: escoge siempre algo que te motive y te apasiones. No lo escojas solo por buscar la atención de un tribunal, sino porque A TI te gusta. Cuando haces algo con pasión, siempre quieres ir más allá, lo cuidas más, le dedicas más tiempo… y esto toma forma con el trabajo que expones.

En Kadoora apostamos por la originalidad y por la innovación. Aunque cueste y sea un camino más espinoso, los resultados pueden ser mil veces mejores. Además, es lo que decimos siempre, si no buscamos nuevas formas de hacer las cosas y nuevos puntos de visa, ¿cómo vamos a descubrir algo nuevo?

¿No sabes por donde empezar? No te preocupes, hemos publicado hace tiempo un post en el que hablamos de ello… puede ser un buen punto de partida, ¿no crees?

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *