Descubre cómo tus pensamientos te están frenando y cámbialos (I)

¿Cuáles son las últimas palabras qué te has dedicado?

¿Las recuerdas?

 

Estamos constantemente hablando con nosotras mismas y mandándonos mensajes. Quizás no te has parado a pensarlo, pero no, la mayoría de tus mensajes no son vía whatsapp a tu madre, a tu pareja o a tu grupo de amigas, la mayoría de mensajes te los dedicas a ti.

El diálogo interno que mantienes contigo misma puede ser un paso gigante para alcanzar tus metas o un obstáculo.

¿Qué queremos decir con esto?

 

Si constantemente haces predicciones del estilo: “No voy a aprobar las opos”, te estás tirando piedras a tu propio tejado. Solo consigues robarte motivación y fuerza mental, ahogarte en tus problemas, haciéndolos más grandes de lo que realmente son.

En cambio, si tu mensaje es: “Voy a aprobar porque me lo estoy currando como una campeona”, la cosa ya cambia.

Si creemos que estamos destinados al fracaso, probablemente encontraremos fracaso.

Si creemos que todo va a salir bien, quizás a la primera no salga bien, pero seguirás luchando y al final, llegarás a la meta.

Tus pensamientos afectan a cómo te sientes y cómo te comportas. La forma en que piensas tiene el poder de convertirse en una profecía autocumplida (ya te hablamos de esto en este artículo). Nuestra mente tiene un gran poder sobre nuestro comportamiento y emociones.

 

Gandhi decía algo así como:

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.”

 

Pero, ¿por qué sucede esto?
Pues, al igual que la mayor parte de tus conductas, tus pensamientos y el diálogo que mantienes contigo misma (sea positivo o negativo) son aprendidos. Sin dejar de lado la predisposición genética con la que naces, lo que determina tu forma de pensar, sentir y comportarte son las experiencias que has vivido, tus aprendizajes.
Todos los factores que influyen en estos aprendizajes son motivacionales, familiares y educativos, culturales, amistades y compañeros, las experiencias vividas y las expectativas

 

Si eres de las que se sabotean constantemente con pensamientos catastróficos y abocados al fracaso ¡NO ESTÁS SOLA!

Las dudas, las predicciones dramáticas y las palabras duras, son uno de los males comunes. Pero que sea un mal común no justifica que lo sigas haciendo.

Mal de muchos, consuelo de tontos. Y como tú eres una mujer inteligente, valiente y con un gran poder de cambio, se acabó eso de ser la víctima de tu propio abuso verbal.

Es por ello que tienes que aprender a gestionar esta conversación interior, dirigiendo de manera constructiva tus emociones y acciones y, así, tener más oportunidades de conseguir tus metas.

 

Suficiente tienes que aguantar para que encima tengas que lidiar con tus propios ataques, ¿no?

 

Y sí, es algo que se puede aprender. No podemos eliminar los patrones de comportamiento que ya tenemos, pero sí podemos aprender nuevos y entrenarlos para que se activen en primer lugar.

 

Suena bien, ¿verdad? Si quieres que te expliquemos cómo puedes ser consciente de tus pensamientos y trabajar en ellos, tendrás que esperar al próximo post.

¡La espera merecerá la pena! 😉

 

 

FormArte, el arte de formar

 

Una respuesta a “Descubre cómo tus pensamientos te están frenando y cámbialos (I)”

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *