Consejos para tu primer año como educadora.

Ya te dimos uno de los mejores consejos que teníamos a mano para empezar tu aventura como eduKadora. Sin embargo, sabemos que hay mil cosas más que seguramente te pondrán nerviosa y que, en estos momentos, debes sentir como un millón de emociones a la vez.

Alegría. Miedo. Ilusión. Esperanza. Agobio….

Sea como sea, antes de salir ahí fuera, enfrentarte a tu primer año como profe y hacer que sea el mejor comienzo de todos los tiempos, estos son nuestros consejos para sobrevivir a tu primer año de enseñanza y superarlo con creces. 

Haz una lista de todo aquello que quieres explicar el primer día.

Haz una lista de todo aquello que desees hacer y explicar a tus alumnos durante el primer día o la primera semana. Si lo pones por escrito, te aseguras de que cubrirás todo lo que crees que es importante que tus alumnos sepan.

Puede abarcar todo lo que te venga en mente y que creas que tus estudiantes necesitan saber: ¿Qué comportamiento esperas de tus alumnos? ¿Y a nivel curricular? ¿Cómo vais a trabajar? ¿Qué actividades o proyectos vais a llevar a cabo? ¿Qué hacen si necesitan hablar contigo? ¿Cuándo se puede ir al baño? ¡Todo aquello que se te ocurra!

Aprende todo lo posible y más.

Empápate de cada experiencia que vivas, de cada compañero de trabajo, de cada estudiante, con cada evento o situación que se te presente.
Todos tus años de enseñanza te van a aportar algo, te van a hacer replantear cosas  y descubrir otros puntos de vista, pero este primer año va a estar multiplicado por mil. Aprende, suma, déjate envolver por todo lo que vayas viviendo pero no dejes que te corten las alas o que te vuelvan conformista. Mira a tu alrededor con curiosidad y con los ojos de un niño que quiere atrapar toda la magia.

Comunicarse con los padres.

A los padres les suele encantar estar informados sobre lo que está sucediendo con sus hijos. Un primer contacto a principio de curso para dejarles claro cómo vas a proceder, qué tipo de comunicación vais a tener, con qué frecuencia y para presentarte, es importante para que vean que te preocupas y los tienes en cuenta.

Empieza el año con disciplina firme, consistente y amable.

Siempre estás a tiempo de relajarte. La mayoría de nosotras queremos ser respetadas y queridas por nuestros estudiantes … eso es completamente normal. Pero, tus estudiantes te querrán precisamente por darles expectativas, límites y consecuencias muy claras. Por lo tanto, sé amable y divertida, pero también enséñales dónde están los límites y recuérdales lo que sucederá si superan esos límites. Al principio no les encantarán las consecuencias, pero aprenderán a respetarte por mantener tu mundo y seguir constantemente lo que dices. Establece altas expectativas para ellos y te sorprenderán con lo increíbles que pueden ser. A medida que aprenden a hacer lo que se espera durante todo el año, puedes empezar a aflojar un poco las riendas y permitir más las bromas y la diversión porque tus estudiantes tendrán muy claro qué es demasiado, y eso permite que todos os relajéis. ¡Empieza más firme y afloja mientras aprenden!

Déjate fluir.

Prepárate para ser flexible a medida que pasen los días. Pasamos mucho tiempo planificando cada minuto de nuestro día escolar, pero realmente, muy pocas cosas salen según lo planeado en un día de enseñanza. Incluso menos cosas salen según lo planeado en durante el primer año como edukadora. Todavía estás aprendiendo mucho acerca de ti como profe y de tus estudiantes, así que tenlo en cuenta a medida que pasen los días. Algunos días, lograrás todas las cosas y tu día irá tal como estaba planeado. Sin embargo, otros días, literalmente, NADA irá como esperabas.

Que si simulacros de incendio, accidentes en clase, ordenadores que no funcionan, desafíos de comportamiento, desordenes, asambleas y ¡pum! lo planeado se va al garete. Pero, ¿sabes qué? ESTÁ BIEN. Simplemente déjalo fluir.

Respira.

RESPIRA, profe eres fantástica.

Este año va a ser indescriptible … divertido, desafiante, loco, dulce, agotador, gratificante, alegre… Un cóctel molotov de sentimientos y emociones.

Recuerda respirar y no agobiarte más de la cuenta. Date cancha, estás aprendiendo junto a tus alumnos. Sé amable e indulgente contigo misma. Trátate como tratas a tus alumnos, con paciencia, aliento y una mentalidad de «¡Puedo hacer cosas difíciles!». Cometerás errores, harás las cosas mal y te sentirás súper tonta … pero solo respira.

Todos cometemos errores … solo aprende de ello.

Este primer año va a ser una experiencia maravillosa. Será una montaña rusa pero cada minuto y experiencia valdrá la pena.

Te enviamos el aliento y la creencia de que puedes hacer grandes cosas durante todo el año. Eres completamente insustituible. Nadie puede enseñarles a esos niños como tú. Ve con toda la fuerza y energía del mundo y hazles saber a esos niños cuán capaces, inteligentes e importantes son.

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com