Cómo recuperar la motivación para seguir aprendiendo

En el pasado post te hablábamos de lo bonito que es aprender y de cómo te puede ayudar en tu vida personal y profesional. En las oportunidades que te dará y en lo emocionante que puede ser. Pero quizás has perdido la motivación.

Quizás se te hace una montaña. Quizás te lo has planteado pero te falta un pequeño empujón, o tienes miedo de empezar y dejarlo a medias.

No podemos aprender por ti pero sí podemos darte algunos consejos para ayudarte a motivarte a continuar aprendiendo después de haber terminado carreras, másters e incluso si eres de las afortunadas que ya tienen sus opos.

Cómo encontrar la motivación por aprender

1. Puedes elegir lo que aprendes

Este es uno de los mejores puntos.

Cuando estabas en el cole, tenías pocas opciones de escoger lo que querías aprender. A todos nos tocaba aprender lo mismo y santas pascuas.

Sin embargo, esos tiempos quedaron atrás. Hoy en día puedes elegir lo que quieres aprender y, precisamente eso, hace que aprender cosas nuevas sea mucho más divertido.

Si algún tema te fascina, ves a por ello. Aprenderlo será un hobby al que no te importará dedicarle horas y horas.

2. Recuérdate por qué lo haces.

En el caso de unas oposiciones es sencillo saber por qué estás haciéndolo. Una plaza fija, seguridad, estabilidad y todo ello haciendo lo que te apasiona.

Recuerda siempre por qué estás aprendiendo, cuál es la razón y objetivo de todo esto. Visualiza cómo será tu vida una vez lo hayas aprendido,adquirido aquella habilidad o realizado todo el proceso de aprendizaje. 

Antes de comenzar, piensa por qué quieres aprender ese tema en particular y asegúrate de que el motivo sea fuerte y está conectado a alguna forma de necesidad emocional.

Cuando tus razones están conectadas a una emoción como la felicidad, el amor o la satisfacción, siempre encontrarás la motivación para sentarte y aprender.

3. Mezcla cómo aprendes

Probablemente cuando estabas en el cole o en la uni, la forma de aprender era leer libros de texto o el pdf de 200 páginas que colgaban en el campus virtual.

Hoy en día, hay miles de formas distintas de aprender. Puedes empezar buscando en Internet va comprender las ideas básicas, encontrar libros sobre el tema en Amazon, ver vídeos en Youtube o hacer algún curso online en alguna de las miles de plataformas que existen.

Poder elegir siempre es más agradable que sentirse obligado a hacer las cosas de un modo concreto. Te da la libertad de hacer las cosas de la forma en que tú te sientas más cómoda y que te de mejores resultados.

4. Únete a grupos.

Los grupos de discusión son una excelente manera de mantener la motivación cuando aprendes. Facebook, Quora, Telegram, foros e incluso WhatsApp…  hay miles de grupos de usuarios a los que puedes unirte para participar en grupos de discusión, compartir conocimientos y responder tus preguntas.

También puedes buscar expertos del tema a través de blogs o Instagram y contactar con ellos para comentar algún aspecto o simplemente preguntarles una duda.

Compartir el aprendizaje y saber que hay otras personas que están en el mismo camino, hace las cosas más fáciles. Y quién sabe, quizás puedes hacer nuevos amigos o incluso colaborar con ellos.

5. Establece una hora fija cada día para estudiar

Es decir, crear el hábito de estudio para que al final, sea automático. Evidentemente variará en función de lo que estés aprendiendo y el objetivo final.

Si estamos hablando de oposiciones, con una fecha concreta, estudiar una horita al día no valdrá. Hay que tomárselo en serio.

Sin embargo, si por ejemplo estás aprendiendo lenguaje de signos o mindfulness y no tienes una fecha límite, puedes dedicarle una horita al día o 3 horas a la semana e ir con más calma .

8. Crear mini objetivos

Establecer metas pequeñas que pueda usar para verificar tu progreso es una forma segura de mantenerlo motivado para continuar su viaje de aprendizaje. El sentimiento de orgullo que tendrás cuando veas que vas avanzando, no tiene precio.

Por ejemplo estás aprendiendo un nuevo idioma. A parte de hacer tests o pruebas para ver tu progresión, puedes darle una vuelta y encontrar otros objetivos. ¿Y si viajas a un país en que se hable el idioma e intentas hacerte entender? O no hace falta que te vayas ten lejos. Seguro que en tu ciudad o cerca de tu ciudad hay grupos de intercambio de idiomas y puedes unirte a uno. Muchas veces son en cafeterías, en un ambiente distendido y con personas nativas que buscan lo mismo pero con el español.

10. Regálate mini-recompensas

Esta es una excelente manera de mantenerte motivada. Cuando hayas completado con éxito una nueva área de aprendizaje, recompénsate. (Esto es especialmente útil para mantener la motivación durante el proceso de opositar)

 La recompensa puede ser lo que más te apetezca. Ir a un concierto, a cenar a un sitio al que le tienes echado el ojo o comprarte algún capricho.

Tener estas mini-recompensas aprovecha la parte de «placer / dolor» de tu cerebro y tu cerebro pronto comienza a comprender que cuando estudias con éxito, sucede algo placentero. Cuando tu cerebro comprende esto, todo lo que necesitas hacer es recordar qué recompensa vendrá cada vez que sientas que tu motivación desfallece. 

Aprender algo nuevo puede ser difícil. y necesitas encontrar otras formas de motivarte. Estos consejillos te ayudarán a asegurarte de que cuando haya pasado el entusiasmo inicial y aprender se te haga más cuesta arriba, tengas los medios para motivarte, continuar tu viaje y ampliar tu conocimiento.

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com