Cómo aprobar las oposiciones de forma fácil.

¿Te estás planteando empezar a opositar? ¿Llevas un tiempo en ello pero no consigues encontrar el método ideal? ¿Estás buscando una solución mágica para conseguir tu plaza?

Has escuchado mil historias fantasmagóricas sobre las oposiciones de maestros. Bueno, probablemente acerca de cualquier oposición. Historias de terror, casi. Sacrificios, horas y horas de estudio, días enteros ante los apuntes, e incluso tener que decir que no a salidas y planes con familia y amigos. Lo que decíamos, historias para no dormir.

Pero claro, seguro que hay una manera de hacerlo más fácil, piensas. Algún método revolucionario que te permita conseguir una plaza sin morir en el intento y sin padecer todo lo que relatan los opositores experimentados.

¿Quieres conocer este método revolucionario con el que tendrás que invertir MUCHAS menos horas? ¿La fórmula para que opositar sea un juego de niños? ¿La manera de evitar la parte cruda de las oposiciones?

Bienvenida a la realidad:

NO HAY MÉTODO MÁGICO PARA APROBAR LAS OPOSICIONES DE FORMA FÁCIL.

Opositar es duro.Es como una montaña rusa llena de subidas y bajadas y que, encima, parece que no termina nunca.

Opositar equivale a echarle horas y hacer sacrificios y quién te diga que no, miente.

Quién te prometa conseguir una plaza de forma fácil o rápida, te está mintiendo descaradamente.

Es un periodo jodido en que habrá días mejores y días peores. En que tendrás que poner mucho de tu parte y que se convertirá en tu trabajo a tiempo completo, aunque tengas otro trabajo de 8h diarias (la parte positiva es que hacienda no te va a considerar pluriempleada).

Fuera coñas, opositar es algo que debes decidir con los pies en la tierra y la cabeza fría. Pensar si estás preparada para ello. Si tus circunstancias te van a favor y te permitirán dedicarle todo el tiempo, esfuerzo y dedicación que requiere.

No es imposible. Tampoco te creas que esto es el Everest. Pero debes estar preparada para todo y ser capaz de dar lo mejor de ti para lograrlo.

Todo es práctica, también te lo decimos.

Al principio quizás te lo tomas relajadamente y después ves que tienes que apretar. O puede que al principio te sientas sobrepasada y con el tiempo aprendas a manejarlo. Como en todo, a opositar se aprende opositando.

Siempre hay  un momento para empezar. Puedes tomártelo con calma si no tienes problemas para ello o puedes poner primera e ir a por todas si dispones del tiempo para hacerlo. Tus circunstancias son tuyas y tú sabes mejor que nadie en qué punto te encuentras.

Desde  Kadoora te animamos a hacerlo.

Y, aunque no haya un método mágico sí que hay formas de hacerlo más llevadero. Hay sacrificio, sí, pero puedes tener una vida, ver a tus amigos, hacer cosas que te gusten aún opositando.

¿Cómo?

Nosotros te lo contamos.

Este periodo de tu vida puede ser mucho más que simplemente estudiar para unas oposiciones. Es tu oportunidad de aprender de ti, de ver otros estilos de aprendizaje, de descubrir puntos de vista que ni te imaginabas, de revolucionarte con toda la innovación que puedes aportar en clase, de expandir las alas y.. de volar.  Porque opositar no solo es hacer un curso acelerado de maestra también es aprender a gestionar tu tiempo, las tareas, a hacer malabarismos, a convivir con la ansiedad y el estrés y ganar la batalla… opositar son tantos aprendizajes que la mujer que aprueba unas oposiciones no es, ni de lejos, la misma que empezó.

Tú decides cómo quieres vivir las oposiciones; como un período de estudio sin más o como una experiencia transformadora.

Si eliges la segunda opción, avísanos 🙂

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com