Abajo los estereotipos de género en los juguetes. Seamos libres.

Los juguetes que se ofrecen a los infantes son un campo para empezar a establecer qué intereses deben tener, qué habilidades tienen que desarrollar o con qué actividades y acciones se tienen que identificar. Y esto es consecuencia de la consideración que aún existe hoy en día, por parte de medios de comunicación, familias y grupos sociales, de que hay juguetes que son para niños y otros para niñas; de forma que se establecen diferencias entre ambos colectivos.

 

 

En la lucha por la igualdad, todo gesto es necesario.

 

Hace unas semanas en uno de nuestros artículos, te hablamos de los estereotipos y la importancia de borrarlos de la escuela todo lo que pudiéramos.

Aunque los estereotipos están presentes durante todo el año, llega la campaña de Navidad, el momento de regalar juguetes a los infantes y los estereotipos se hacen más presentes.

Cada vez  hay más conciencia alrededor del tema, pero aún queda mucho camino por andar, por eso puede ser un buen momento para reflexionar en clase acerca del tema.

 

Los juguetes son una parte vital y muy presente tanto en la vida como en el desarrollo de los niños/as y, por desgracia, un contexto donde los estereotipos tienen una presencia importante.

 

¿Recuerdas a qué te gustaba jugar cuando eras pequeña? Probablemente el tipo de juego variaba según el momento y  tanto podías jugar a lego, playmobil, muñecas como a cualquier juego de mesa.

Y ¿recuerdas qué solían regalarte? Quizás la mayoría de tus regalos era lo que antaño se consideraban regalos para niñas. O almenos, así nos lo vendían en televisión.

¿Recuerdas los anuncios de tu infancia? Puedes echarles un vistazo en youtube, pero ya te adelantamos que dan pena. Exceptuando algunos, son patéticos.

 

Es cierto que cada vez existen más campañas promoviendo la igualdad y que los juguetes se clasifican menos según el género, pero si te paseas por la sección de juguetes de supermercados, aún puedes ver estas diferencias. En realidad, no es necesario que vayas tan lejos. Si enciendes la televisión o abres el catálogo de juguetes que te ha llegado al buzón, podrás ver que aún queda camino por recorrer.

 

Debemos tener en cuenta que la conciencia de género surge temprano en la vida de un infante, y de la misma forma, la conciencia de los estereotipos de género también aparece de forma temprana. En investigaciones realizadas en EEUU se encontró que entre los tres y cinco años, los niños podían identificar “juguetes para niñas” y “juguetes para niños” y predecir si sus padres aprobarían o rechazarían su elección. ¿No te parece preocupante?

 

Además, como bien sabes, los niños/as son como esponjas y retienen cualquier comentario hecho. Comentarios del estilo “esto es un juguete de niños o un juguete de niñas”, les da el mensaje que la diferencia está en su género y que no pueden hacer ni jugar a las mismas cosas.

 

¿Es este el mensaje que queremos lanzar? ¿Queremos cortarles las alas a las próximas generaciones?

 

¿Te imaginas estar en un mundo dónde no importe cuáles son los gustos que tengamos, cómo vestimos o qué queramos hacer con nuestra vida?

Estamos muy condicionados por el contexto en el que crecemos. Lo que está bien visto, lo que está mal visto, lo que es normal y lo que no lo es.

Pero maldita sea, ¿qué es lo normal?

¿Quién lo decide?

Este concepto de normalidad, lo único que hace es limitarnos. Hacernos a todos según un molde basado en concepciones arcaicas y tan alejadas de la realidad que duele de ver. Y cuando les transmitimos a los niños/as esta idea, lo único que hacemos es contribuir a que estas ideas perduren en la siguiente generación.

Además, los niños son mucho más susceptibles que nosotros al qué dirán y qué pensarán.

 

Joder, déjemosles crecer libres, escogiendo a qué quiere jugar, qué quieren ser y cómo quieren ser.

Y, aunque parezca mentira, los juguetes son un punto de inicio.

 

Un juguete puede parecer algo inocente, un medio para que los pequeños/as se diviertan, pero es mucho más que eso. Ya sabes que los juguetes no solo son un instrumento de entretenimiento sino que les permiten desarrollar sus capacidades y aprender. Por ejemplo, los juegos de construcción ayudan a desarrollar su capacidad visoespacial, ¿vamos a limitar este desarrollo solo a una parte de la sociedad?

Los juguetes encierran muchas otras cosas; limitando a las niñas a las muñecas y los juegos de cocinitas, estamos transmitiendo que ese es su papel en la sociedad. Y con todo lo que estamos luchando las mujeres, no es momento de lanzar estos mensajes, ¿verdad?

 

Sabemos que estás plenamente concienciada con esto y que una parte del trabajo debe ser hecho por los padres, pero tú como profesora también tienes un importante poder. Por eso te animamos a llevar a cabo actividades y reflexiones sobre el tema ahora que se acerca el momento de hacer la carta a los reyes magos y empezar a pedir regalos.

 

Cualquier actividad orientada a descubrir qué percepciones tienen tus alumnos acerca de las diferencias entre géneros, puede ser un gran acierto.

 

No dejemos que nos encajonen, no dejemos que nos limiten.

Luchemos por una sociedad más libre y más igualitaria, dónde nadie tenga miedo de expresarse y dónde todos podamos sentirnos orgullosos de quiénes somos.

 

Formarte, el arte de formar

 

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *