8 pasos para mantenerte enfocada en tus objetivos (I)

Ya te hablamos de la importancia de mantener el foco en tus objetivos y lo crucial que es elaborar un plan para mantenernos enfocados.

Hoy te contamos 8 estrategias para ayudarte a avanzar y estar aún más cerca de ellos. Puedes usarlas todas o usar solo algunas, da igual. Lo importante es que traces un plan y lo sigas.

Si sigues google maps para llegar a tu destino es más complicado perderse, ¿verdad? (que pasa, a veces sucede pero oye, es mil veces más fácil volver a la ruta correcta).

Lo mismo sucede con tus objetivos. Si hay un plan es más fácil que no pierdas el enfoque y los alcances.

1 – Escribe tus objetivos

Si no has escrito tus objetivos, te estás perdiendo la parte más importante de la fijación efectiva de objetivos. Cuando no escribes tus objetivos, se quedan en tierra de nadie. Son menos reales. Tienes que escribirlos y ser muy específica sobre ellos.

Si tus objetivos solo se quedan en tu mente, por mucho que hayas pensado los detalles y puedan estar ordenados en alguna parte dentro de tus pensamientos, es muy fácil que pierdas ese enfoque que necesitas.

Si te tomas en serio tus objetivos, debes establecerlos activamente y detallarlos. Crea tantos detalles hacia tus objetivos potenciales como sea posible si realmente deseas alcanzarlos.

2 – Crea una misión y visión

Si te tomas en serio tus objetivos, entonces necesitas plantearte una misión y una visión. Las empresas crean declaraciones de misión y visión constantemente,, entonces, ¿por qué tú no deberías? Dejar clara cuál es tu misión y visión debe ayudarte a dirigir tu tiempo y energía hacia las cosas que más te importan y a mantenerse enfocada en esos objetivos tan importantes que te has fijado.

¿Qué valoras? ¿En qué crees? ¿Qué quieres lograr o alcanzar? ¿Cómo estás haciendo las cosas de manera diferente a los demás? ¿Por qué quieres alcanzarlo? ¿Cómo esperas que sea tu futuro? Crea una declaración de misión y visión detallada en 4 o 5 oraciones y ponle en algún lugar donde puedas verla todos los días.

Cuando te distraigas o pierdas el enfoque, vuelve a leerlo y recuerda por qué estás haciendo lo que haces.

3 – Conviértete en una administradora efectiva de tu tiempo

Es prácticamente imposible concentrarse en tus objetivos si no puedes gestionar tu tiempo. Conviértete en una administradora de tiempo efectiva y te verás progresando en lugar de quedarte atrás. Elige un sistema de gestión del tiempo que te funcione y síguelo.

Divide tus actividades diarias en cuatro cuadrantes según dos factores: La urgencia y la importancia. Las cosas son:

  • Urgentes e importantes: aquellas que se deben gestionar asap
  • Importantes, pero no urgentes: en las que debes focalizar y programar a largo plazo
  • Urgentes pero no importantes: interrupciones y distracciones en las que debemos emplear lo justo
  • Ni urgentes ni importantes: tareas que debemos eliminar. 

El punto, sin embargo, es mantenerse alejado de las actividades que te hacen perder el tiempo porque no son ni urgentes ni importantes.

Entonces, si realmente deseas concentrarte en sus objetivos, mantente alejado de ese cuadrante y asegúrate de pasar la mayor parte de tu día en el cuadrante no urgente pero importante, que incluye tus objetivos a largo plazo. Nuestros objetivos a largo plazo nunca son urgentes en el aquí y ahora, pero son importantes para nuestras vidas.

No podemos lograr nuestros objetivos si vivimos constantemente en modo defensivo, gastando nuestro tiempo simplemente reaccionando a la vida y perdiendo el tiempo, en lugar de una ofensa estratégica, en la que estamos abordando las cosas al planificar con anticipación.

4 – Desarrolla hitos hacia tus objetivos

A veces, es difícil mantener la concentración en nuestros objetivos porque parecen estar muy lejos. ¿Cómo se supone que debemos estar motivados hoy, para un objetivo que buscamos lograr dentro de uno, dos, o incluso tres años? Sin duda es difícil. Pero, es mucho más fácil si puedes crear un conjunto de hitos hacia tus objetivos.

Crea un conjunto de hitos que te ayudarán a avanzar hacia tus objetivos sin perder tu enfoque. Por ejemplo, puedes establecer un hito mensual o incluso un hito semanal. Te ayudará a mantenerte encaminada mientras alcanzas ese objetivo a largo plazo.

Para crear esos hitos o mini objetivos, puedes dividir el objetivo en partes.

Es mucho más fácil mantenerse enfocada hacia los hitos porque parecen más razonables que nuestros objetivos a largo plazo, sin embargo, ya nos están encaminando en esa dirección. Construye cuidadosamente un conjunto de hitos que te ayuden a avanzar en lugar de frenarte para lograr tus objetivos.

Para no saturarte de información y que puedas digerir todo lo que te hemos contado, te daremos los siguientes 4 pasos en el próximo post.

¿Quieres comentar este artículo?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com